Estudio práctico de optimización

El consumo de cal está directamente relacionado con la reactividad de la lechada que, a su vez, está vinculada con el proceso de apagado de cal en sí mismo: si el apagado se hace correctamente, usará menos cal viva.

Desde hace mucho tiempo, se sostiene que la temperatura del apagado de cal es el factor más influyente en la preparación de una lechada de cal altamente reactiva. La teoría indica que cuanto más alta sea la temperatura cuando se produzca la reacción, las partículas de cal hidratada que se crean serán más pequeñas, con más área de superficie y más porosidad. La mayor superficie y la mayor porosidad permiten una disolución más rápida y más disponibilidad de iones hidroxilos para la reacción de neutralización en un determinado período.

Como no estaban satisfechos con la teoría, nuestros especialistas en optimización elaboraron un experimento para mostrar exactamente cuán importante es la temperatura del apagado de cal para la reactividad y el consumo de la cal. Los resultados se muestran en los siguientes dos cuadros:

Una lechada de cal preparada a una temperatura de agua entrante de 25 °C (y una temperatura de apagado de 85 °C) produjo una lechada con partículas muy finas (pequeñas) de cal hidratada, con gran superficie, que logró neutralizar un ácido conocido de un pH ~2 a un ph ~10 en aproximadamente 9 minutos.

Una lechada de cal preparada a una temperatura de agua entrante baja de 5 °C (y una temperatura de apagado de 65 °C) produjo una lechada con partículas relativamente gruesas (grandes) de cal hidratada, con baja área de superficie y fue necesario un 17 % más de cal viva para neutralizar el mismo ácido; además, tomó más del doble de tiempo para alcanzar el mismo pH (20 minutos contra 9 minutos).