Apagador de lechada

Los apagadores de lechada son ideales para aplicaciones en las que la calidad de la cal está entre mediana y alta y la velocidad de alimentación de cal no cambia frecuentemente. Su instalación es relativamente barata y son adecuados para operaciones donde la calidad de la cal es confiable. Estos apagadores son los más fáciles de ajustar para maximizar la reactividad de la cal y disminuir el consumo general de sustancias químicas.

Un apagador de lechada típico está compuesto por dos o tres compartimientos de apagado, que se agitan continuamente. El agua y la cal se envían al interior del primer compartimiento y luego rebasan un aliviadero para verterse al siguiente compartimiento. A continuación, el producto se descarga en el sistema de extracción de gravilla (tamiz vibrador o sinfín inclinado) antes de descargarse en el tanque de procesado o almacenamiento.

Los apagadores de lechada están disponibles en diversas capacidades de apagado de cal viva, con hasta 26 000 kg/h. Operan en relaciones de agua a cal (en el compartimiento de apagado) de entre 3.5:1 y 6.0:1. La relación de agua a cal se ajusta automáticamente para mantener una temperatura de apagado constante según la lectura de la sonda de temperatura que se encuentra en la cámara de reacción. Los apagadores de lechada suelen operar en un rango de entre 75 y 85 °C. Sin embargo, con un buen control de la temperatura del agua y un suministro estable de cal, estos apagadores pueden funcionar a temperaturas superiores a 90 °C y producir un hidrato altamente reactivo (consulte el caso de estudio sobre los efectos de la temperatura del apagado).

En general, la temperatura de operación a una relación de agua a cal de 4:1 se eleva aproximadamente 55 °C (esto varía según la fuente de la cal viva) por encima de la temperatura del agua entrante. Con apagadores de este tipo, es importante incorporar el calentamiento del agua de apagado para un funcionamiento eficiente en lugares fríos. El funcionamiento equilibrado se suele alcanzar a los 15 minutos del arranque. La descarga de lechada de cal resultante suele contener entre un 18 y 25 % de sólidos, a la capacidad máxima nominal del apagador.